Crítica: “El Santo De Las Segundas Oportunidades”, el walk-off de la redención

“Llegará un momento en que creas que todo ha terminado. Ese será el principio”, una de las frases más célebres de Epicuro que se puede enlazar con esa segunda oportunidad que aparece en el momento indicado. Ahí habita el núcleo emocional del documental dirigido por Morgan Neville y Jeff Malmberg titulado El Santo De Las Segundas Oportunidades (The Saint of Second Chances).

El largometraje tuvo su estreno mundial en el Festival de Tribeca 2023 y narra la vida de Mike Veeck, hijo del legendario empresario perteneciente al Salón de la Fama del béisbol, Bill Veeck. En su intento por cambiar el mundo de la pelota caliente, Mike arruina la carrera de su padre al convertir el béisbol en un espectáculo para jóvenes que no siguen esta disciplina. Exiliado de este deporte, el joven Veeck toca fondo hasta que llega una segunda oportunidad que le abre las puertas para regresar a la cima e inmortalizar el legado de su familia, pero esta vez las circunstancias son diferentes, ya que su regreso al éxito va de la mano de la redención de otras figuras del diamante. 

La historia se divide en 9 entradas con la narración peculiar de Jeff Daniels (The Newsroom), quien le da un tono similar a las voces que acompañan los comentarios en un estadio de béisbol, un detalle que brinda una ventaja sobresaliente para que este documental se disfrute aun sin ser un fánatico del deporte. 

Asimismo, se puede resaltar la participación de Charlie Day (The Super Mario Bros. Movie) quien interpreta a Mike Veeck en los distintos flashbacks que se muestran en la cinta. Su toque carismático le entrega al espectador una recreación efectiva y muy atractiva mediante la caracterización del protagonista, utilizando peluca y barba postiza para mostrar la versión joven y setentera de Mike, mismas que sirven para darle una esencia cómica al estilo propio de esa época.  

En cuanto a las partes no ficticias, el espectador puede conectar con los entrevistados gracias a la sinceridad y al encanto que demuestran a lo largo de la producción. La integración de estos personajes se vuelve estelar, puesto que las historias son tan entrañables que conforme avanza la cinta su arco se vuelve más emotivo. Y no es para menos, dado que sus testimonios de redención son piezas que completan el juego perfecto. Por ejemplo, el batazo a las adicciones por parte del 3 veces ganador de la Serie Mundial, Darryl Strawberry; el emotivo discurso que imparte Ila Borders al convertirse en la primera mujer en jugar béisbol profesional y la resiliencia de Dave Stevens al ser un atleta todoterreno incluso sin tener piernas. 

Cabe destacar que los temas que se tocan durante El Santo De Las Segundas Oportunidades son universales, pues no solo retratan la parte heroica de las historias de sus personajes, sino que capturan la humanidad de cada uno de ellos, como sus errores, la desconfianza que han tenido en sí mismos, el miedo al fracaso, así como el proceso metódico y minucioso que siguen para regresar a la senda del triunfo. Estos son elementos muy apropiados para un documental deportivo. 

Del mismo modo, la conexión narrativa que se establece entre Bill y Mike Veeck es emotiva gracias a la sinceridad que hay en ella. Una relación de padre e hijo que se ve quebrada por una mala decisión; sin embargo, con el paso de los años, Mike logra comprender la importancia de la familia y lo que significa ser padre, algo que lo ayuda a enmendar su camino para poder guiar a la siguiente generación de los Veeck: sus hijos Rebecca y Night Train, quienes muestran su simpatía en el documental. 

Hay que reconocerles a Neville y Malmberg que logran tejer una historia con varios ritmos emocionales que forman el hilo conductor del documental, esto en gran parte gracias a la edición del propio Malmberg junto a Alan Lowe. Las reconstrucciones de los flashbacks y el buen material de archivo mantienen el balance perfecto rumbo al desenlace de la película, ya que tocan los puntos sentimentales cuando es necesario.

En definitiva, El Santo De Las Segundas Oportunidades es una travesía inesperada que narra la caída y el ascenso de un hombre que busca construir su propio legado en el deporte que tanto ama. Un documental transparente que no aparenta vender un heroísmo superlativo, simplemente es una historia de redención que llevó a la construcción del verdadero campo de los sueños. 

“El Santo De Las Segundas Oportunidades” ya está disponible en Netflix.

About FilmaWeb

Check Also

Crítica: “BlackBerry: El inicio de la historia”, la compañía que no supo adaptarse ni competir

Seguramente muchos recuerdan los BlackBerry, aquellos teléfonos que revolucionaron el mercado de la telefonía durante …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *